14 de diciembre de 2017

ABIERTA FIRMATÓN EXPRESS

miguel angel herrera zgaib
proyecto @utonomista

Es tiempo, quedan 4 días, para que los jóvenes indiquen el camino a los adultos obtusos, intransingentes y cortoplacistas en su egoísmo. Se trata de construir una coalición plural con todas las fuerzas que animan el partido de la paz, y se enfrentan al bando de la guerra bajo las divisas de centro, derecha y reacción, y quienes, claro, hablan también de paz de dientes para afuera, casi todo el tiempo.

UN FRENTE COMÚN

Me refiero a armar un frente común que una a las tres coaliciones posibles que se reclaman de su compromiso con la paz firmada y por acordar con la insurgencia subalterna: 

La de Clara y Petro, la Coalición Colombia, y la autodenominada Gran Coalición de Humberto, con la Farc incluida, para ganar la presidencia en primera vuelta, que es el nombre del juego, después del fracaso estratégico del Caguán sufrido por la insurgencia subalterna, que algo ha aprendido.

Se trata de reunir el mayor número de congresistas posibles que garanticen la gobernabilidad, y el necesario proceso constituyente, doble, social, y educativo, antesala de la reforma intelectual y moral.

Se trata de armar una lista de jóvenes, plural, al congreso, que emule y mejore la experiencia de Chile, y corrija sus errores. Una lista transversal, porque une a todos los jóvenes que hacen parte de las diversas listas configuradas previamente, abiertas y cerradas que ya hemos conocido a través de los medios.

AVANCE DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

Es el partido de la Paz, del que millones de jóvenes son legionarios. Enfrentado con el partido de la Guerra, esto es, contrario y adversario a la vez, al CD, CR y los Conservadores de Andés, Martha, Alejandro y Efraín, quienes borraron de un plumazo la circunscripción de paz, y persisten tercamente en el intento de mantener su oligopolio sobre los espacios sociales subalternos en las áreas que padecieron y padecen la guerra, la exclusión y la miseria inducidas.

Tienen estos compromisarios juveniles que pactar las reglas, para la lista única al congreso, y la dupla para la presidencia. Para respaldar esta iniciativa, los @utonomistas convocamos a una firmatón express, de hoy hasta el viernes.

ES CUNDINAMARCA NO SAN PETERSBURGO

Este sábado habría reunión con todos los convocados, en la plaza de Bolívar y en San Victorino. Encuentros simultáneos para recordar el 20 de julio y el 9 de abril, celebrados y potenciados desde abajo, por los subalternos sociales e insurgentes que quieren transformar a Colombia, de aquí en adelante en la contienda política y social abierta. Para que ese ejemplo se replique en todas las plazas de las ciudades, pueblos, corregimientos y veredas del país. Pero no ocurrirá así, es lo que cualquier lector concluirá al leer estas parrafadas.

Para hacer desde allí el anuncio al país de esta Coalición para el Triunfo, y para acompañar el lunes, a la entrega de la lista de unión al congreso, y la fórmula presidencial concertada para la primera vuelta, sin chantajes ni imposiciones, acordada en una consulta democrática abierta. 

Aunque el "bendito" Fajardo no lo quiera así, y otros, que de manera vergonzante le ofrecen apoyo a esa maniobra derrotista, que piensa que para ganar las elecciones basta con lo que dicen las encuestas.
LA ROSA DE LOS VIENTOS DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL Y LA BANCARROTA DE LA SOCIALDEMOCRACIA.

miguel angel herrera zgaib
Proyecto Historia de los Subalternos

La grande, inolvidable Rosa recordaba: "la libertad es libertad para quienes piensan distinto" . Las críticas al quehacer concreto de los bolcheviques que de manera sucinta y clara presenta la articulista son ejemplares en su proyección. En particular, destaco uno, la disolución de la asamblea constituyente que preparó el golpe definitivo, artero a los soviets, y de modo relevante, al del puerto de Kronstadt.

Así, de manera nítida, como lo denunció se suplantó a las masas por los revolucionarios profesionales, los bolcheviques, dejándolos a estos, luego, expuestos a la carnicería de Stalin, por encontrarse ellos mismos, burocratizados, separados de las multitudes proletarias, a quienes habían conculcado su autonomía.

De otra parte, y con enseñanzas inmediatas para Colombia, y los países que hacen la ruta del progresismo en Suramérica, Rosa apunta el error de nacionalizar la tierra, que condujo a la resistencia y la rebeldía de millones de exsiervos que cultivaban la tierra de manera directa con sus familias, y con algunos trabajadores, pretextando el comunismo de guerra, que, en verdad, era un grosero nacionalismo burgués, más allá de si resultó o no exitoso, para la defensa de Rusia del asedio de la reacción blanca.

El hecho es que al propio Lenin le tocó echar atrás tal medida, implementando la NEP, la nueva política económica, que dio una libertad efímera al campesinado de explotar la tierra y comercializar sus productos sin ser objeto de confiscaciones y requisas policiales.

En materia de política exterior no pocos pueden aprender, incluido el ríspido y autoritario es KGB, Vladimir Putin, de las observaciones críticas sobre las denominadas repúblicas soviéticas, que para ella no era más que una forma de congraciarse con las burguesías locales.


Así pasó, en lugar de construir un poderoso contingente de obreros que fuera hegemónico en materia de política internacional e impidiera la ola de nacionalismo guerrero que prosperó de manera nefasta, dice la comentarista de Rosa, en Alemania y Polonia, para citar dos de tres casos, porque el otro, con mayúsculas, es la Rusia del "padrecito" Stalin, protegido por los tentáculos de una inmensa burocracia parásita, que solo encuentra émulo en la que recientemente ha endiosado a Xi Jinpin en la China pos-socialista.

En la interlocución que desde sus notas de la cárcel probó Gramsci con aspectos centrales de la lectura política de Rosa Luxemburg, empezando por su acumulación del capital, y el problema de la relación entre reforma y revolución, la caracterización del partido obrero, y el llamado centralismo democrático es necesario hacer un estudio puntual en otras notas.

Unas que enriquezcan lo que será el nuevo ciclo de la electiva Gramsci, porque en el que terminó este semestre apenas si se tocaron algunos insights en aquella interlocución de Gramsci, muy influido por el hacer de Lenin, y el respaldo que le dio éste para que se convirtiera en el nuevo secretario del recién creado PC de Italia.

Entonces reemplazó a Amadeo Bordiga, caído es desgracia por su erróneo y sectario manejo de la perspectiva "obrerista", que algunos, no pocos, emparentaron con el trostkysmo, dándole cierto crédito al decir y al hacer de Leonetti, un camarada que sobrevivió a Gramsci.



Era el triunfo parcial de la táctica del frente único, como forma de resistencia a la reacción burguesa, que conducía a las masas a través del discurso nacionalista, después de que la revolución proletaria fue derrotada en Occidente, y también en la China, al haberse granjeado, primero, la animadversión de las masas campesinas.

8 de diciembre de 2017

TERCERA INTIFADA Y ESTADO PALESTINO

miguel angel herrera zgaib
profesor asociado, c.política, unal.


Donald decidió cumplir otra de sus promesas al electorado que lo hizo presidente. A la población judía radicada en EEUU, desde el siglo XIX, buena parte de corte fundamentalista, le dio como premio a su voto el pasar la embajada estadounidense al territorio disputado de Jerusalén.

Este sitio histórico se encuentra a hoy, dividido, la parte occidental y oriental, donde existe el mayor asentamiento palestino, y que es objeto de permanente presión, compra y despojo, cada vez que es posible por parte de la población israelí.

Este viernes, la resistencia palestina convoca a la tercera Intifada que viene preparando hace ya tres días, cuando se recibió con estupefacción e ira el anuncio de Trump. Arabia Saudí ha guardado silencio, no fue así con Jordania, Egipto y Líbano, entre los países más notables que protestan la medida. Antes el mismo papa advertía de preservar a Jerusalén como capital religiosa del monoteismo, lo que fue golpeado y desafiado por Mr. Trump.

Para la Autoridad palestina el anuncio es definitivo, toda vez que hace poco había llegado a acuerdo con Gaza, controlada por Hamas. Entonces llega este anuncio, y empiezan las escaramuzas de hecho reprimidas de manera brutal.

Tendrán que moverse los millones de palestinos encerrados, y dispuestos al sacrificio, para que esta medida se reverse, o se abran las compuertas de libertad para una población explotada, excluida, por más de medio siglo, lo que supera, a todas luces la otra bestialidad, el Holocaust judío.

Es necesario que la ONU, de manera drástica de cumplimiento al mandato que dio base para la proclamación del Estado de Israel. Es la oportunidad para acabar con el apartheid sobre Palestina, reconociéndole el estatus pleno de estado, con la posibilidad de preparar su propia defensa y tener acceso irrestricto al mar y al aire, conculcados hasta el día de hoy, por el gobierno israelí con la complicidad flagrante del gobierno estadounidense sin interrupción, apoyado por la doctrina Balfour, desde las postrimerías de la primera guerra mundial.

Extraña, pero no sorprende, que Colombia, su cancillería y presidente hayan hecho mutis por el foro, colocándose a la cola de la reacción mundial. Es urgente que se prevengan más tragedias, con el mismo entusiasmo que se hace con su gobierno vecino, el de Venezuela. Será mucho exigir?

7 de diciembre de 2017


LECTORES INTERESADOS DE LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE

miguel angel herrera zgaib
profesor asociado, C. Política, Unal. Bogotá.
maherreraz@unal.edu.co


                                                           EL Tiempo de Bogotá le ha dado cabida en la sección A Fondo a varios escritos acerca de la Revolución Rusa, con diversa fortuna. Han desfilado las plumas de Constaín, que se define como historiador, y en fecha reciente, Francisco Barbosa, profesor del Externado que enseña relaciones internacionales, y es Ph.D. en Derecho Público, de la U. de Nantes. Empezaré por referirme y comentar apartes de su escrito, donde califica a la revolución rusa como "una historia llena de paradojas".

El punto de arranque es la derrota de Napoleón por los rusos, que hizo no solo viable sino necesario el Congreso de Viena de 1815, que proyectó la figura de Metternich en el firmamento europeo, luego de más de 150 años de prueba de la dinámica caótica de la existencia de los estados nación, que pactaron un modus vivendi menos azaroso en Westfalia, 1648.

El segundo momento, y no es para menos, está marcado por la liberación de los siervos en Rusia, que separa de la tierra a más de 20 millones de campesinos, y aviva el entusiasmo político de las corrientes populistas que nutrirán sus luchas hasta desembocar en el fracasado levantamiento de 1899 contra la dinastía Romanov, donde intelectuales y universitarios hicieron las primeras armas, y quienes salvaron sus vidas terminaron en el exilio.
Sin embargo, el descontento continuó y el desastre en la guerra con Japón hizo posible una nueva y más vigorosa experiencia revolucionaria en 1905, presidida por la figura de un santón, Gapón, quien se dirigió con miles de hambreados y miserables campesinos a solicitar del zar Alejandro II atención por sus vidas. Pero, a cambio, recibieron fuego y represión, a las puertas del Palacio Real, el 9 de enero, en medio de un severo invierno.

Pero, no era posible dejar pasar inadvertida aquella revolución, y diez meses después el zar autoriza la creación, recreación de la Duma (parlamento ruso), y los derechos de libertad de expresión y asociación. El quehacer político de los partidos de izquierda se acrecienta, y en particular la socialdemocracia rusa, influida por Marx y Engels se cualifica, luego de los acontecimientos de 1905, y se prepara en la clandestinidad bajo la orientación de un conductor genial, el abogado, Vladimir I. Ulianov, cuyo hermano fuera parte de las experiencias populistas, y del terrorismo, que lo condujo a sufrir la pena de ahorcamiento.

Hay doce años de preparaciones, con una cualificación de los obreros, inmersos en diversas huelgas reivindicatorias. Pero, la copa que reboza el vaso es la entrada de Rusia, de nuevo, en la guerra interimperialista, lo que significa redoblados sacrificios de los subalternos, obreros, campesinos y soldados, asì como fuga y resistencias de parte de la intelligentsia y sus hijos universitarios y normalistas. La agitación se extiende como reguero de pólvora.

Todo desembocará en una revoluci ón que estalla en febrero de 2017, que se difunde como plaga en varias ciudades, y de modo especial en San Petersburgo y Moscú. El zar quiso abdicar en favor de su hijo, Nicolás II, quien no aceptó. En su lugar se estableció un gobierno provisional en cabeza de Kerenski, apoyado por las mayorías socialrevolucionarias y liberales de la duma.

Hubo una espera de siete largos e indecisos meses, que condujeron a que los bolcheviques desplegaran una medida radical, a raíz de la convocatoria de una asamblea nacional constituyente, que debía encarar las reformas que resolvieran la crisis que padecía la población rusa.

El proceso se empantana, y los bolcheviques copan la asamblea, sacan a los delegados, y reclaman desde abril que el poder quede en cabeza de los soviets. Serán estos los que activen las consignas que ha preparado la dirección bolchevique desde el exilio, una vez que este llegue a Rusia, a través de Finlandia, en un tren blindado que le facilita Alemania en guerra contra el imperio ruso.

(continua)

6 de octubre de 2017

BUENOS DÍAS, CATALUÑA
EL LUNES ENTRANTE YA NO SERÁ UN DÍA DEFINITIVO.

MIGUEL ANGEL HERRERA ZGAIB
Profesor asociado, UNal, catedrático U. Javeriana. Exrector de la U. Libre.
Director del Grupo de investigación Presidencialismo y participación, y
Seminario Internacional A. Gramsci

Después de lo que pasó, con el ejercicio destituyente del gobierno de Cataluña, en contravino lo dispuesto por el Tribunal Constitucional y el ejecutivo español de una monarquía supérstite, está más que claro que ésta no rima bien con la conjugación que España sea una república, y mucho menos democrática.

En respuesta, Carles Puigdemont llamó a una parada general y Barcelona respondió; pero no la UE a la intermediación solicitada. Mariano Rajoy, en cambio, reclamó una mediación nacional, junto a sus subalternos en el ejercicio discrecional del poder ejecutivo, Ciudadanos y el PSOE.

Para responder a la nueva situación demandando legitimación de parte de ellos, y convalidar así la violencia presente y futura del gobierno. Rajoy no lo consiguió de Pedro Sánchez, pero sí de su carnal, Albert Rivera, quien insistió en la aplicación del art. 155.

Mientras tanto, no hay respuesta satisfactoria del PP y su líder al llamado de atención perentorio del organismo competente de la ONU. Silencio ante el reclamo de explicaciones, e indiferencia efectiva frente a la condena de la violencia innecesaria contra la población que votó el referendo pacíficamente.

Todo lo anterior nos invita a repasar lo escrito por Giorgio Agamben en "Estado de excepción". Más ahora, cuando el anuncio de Puigdemont y el parlamento catalán de seguir adelante.

Ahora, con el anuncio de un ejercicio no solo destituyente sino constituyente, el próximo lunes, Mariano Rajoy acudió al Tribunal Constitucional para prohibir al parlamento catalán sesionar. La respuesta de la cabeza del poder legislativo catalán es seguir adelante con la declaración de independencia de España.

Corriendo todos los riesgos, y en particular, el asalto más que probable de las fuerzas del orden, con la complacencia del rey Felipe VI, quien, como todas las testas coronadas de Europa no quieren, por nada del mundo, rendir sus privilegios en el altar non sancto de una verdadera democracia, que es la que, por lo pronto demandaron en las urnas, 2.020.144 catalanes indignados que reclaman, hoy por hoy, autonomía plena.

Se abren así, las puertas de una coyuntura estratégica, donde la disputa hegemónica es evidente, y actuante. La solución de Podemos, de reclamar la práctica de un referendo pactado, quedó excluída del repertorio de las soluciones posibles del PP, y sus socios Ciudadanos y PSOE.

Pareciera, entonces, que al revés de lo que pasó en la revolución rusa, cuando los bolcheviques clausuraron el parlamento de mayoría social-revolucionaria, Rajoy anticipa el cierre del parlamento catalán en rebeldía, dispuesto a declarar de modo unilateral, colocándose por fuera de los poderes dictatoriales que tiene a mano el gobierno español, y que ya mostraron los dientes, gruñendo, una vez más, y seguramente mordiendo de nuevo el siguiente lunes.

Repasando los resultados de un referendo "ilegal"

Los resultados electorales presentados por las autoridades catalanas contabilizan 2.262.424, y señalan que el 90,09 por ciento fue por el sí, esto es, 2.020.144, y hubo también un 7,87 por ciento por el no, esto es, 176.565.

Por supuesto que la autoridad electoral nacional le quitó toda validez a estos resultados. A contramano, sin duda, la gente en la calle, votó, como lo hizo en la gran mayoría de los puestos dispuestos, que no pudieron ser clausurados. Es muestra elocuente frente a cualquier alegato legal o constitucional que se esgrima antes y ahora.

"Podemos" y su secretario, Pablo Iglesias siguen reclamando la renuncia de Rajoy, como responsable de la violencia ejercida sobre más 900 lesionados, de todas las edades, no preparados para resistir, mucho menos imaginar ser objeto de tal agresión mantenida en la impunidad hasta ahora.

De Occidente a Oriente

Pero, ¿quiénes la pueden hacer efectiva? La prédica de Pablo es flatus voce enfrentada una vez más a la razón de las armas de la república monárquica.

¿Qué hacer, entonces? Salir a la calle de nuevo, y buscar el refrendo de la independencia que proclame el parlamento, al día siguiente, martes. Será una votación sin precedentes, que tensará todas las cuerdas de una democracia tutelada por una representación que ejerce el gobierno, y que fuera votada también, en su momento, por la minoría del pueblo español.

Estamos, pues, delante de un "juego de tronos" real, ante la expectación del mundo, frente a lo que pueda pasar en España, lejos de las ojivas nucleares con las que, por su parte, sigue amenazando Corea del Norte, a su enemigo principal, Estados Unidos y el régimen títere de Corea del Sur.

La verdad, ¿qué nos indica?

Rajoy y el PP se equivocaron de cabo a rabo, al emplear la violencia contra la población civil. No tenía por qué emplear la fuerza brutal del Estado, y anticiparse a los resultados de las votaciones.

Pudieron haber sancionado a "los rebeldes e insurrectos", sin tener que acudir a las balas de goma y al garrote físico durante la elección ilegal. Ahora la espiral de la violencia sigue su marcha in crescendo.

Rajoy y sus aliados insisten en la validez del paradigma de la dominación legítima. De la mano de Max Weber, pretenden la dominación de los gobernados, en rebeldía, porque éstos ya no creen, siendo un 43 por ciento del total de la población apta para votar, más en el presupuesto de la legitimidad legal racional para ser dominados por el país político que gobierna desde Madrid. Aquella legitimidad quedó sepultada en las calles, plazas y campos el pasado domingo.

¿Hasta dónde llegará esta "insurrección" contra el poder instituido en 1978?

Qué alcances este doble ejercicio destituyente/constituyente en la legendaria Cataluña, rebelde antes de la construcción de la España de la reconquista, será la prueba definitiva que Europa y sus estados nación, que empezaron a nacer en 1648 ha empezado a cambiar para bien, avanzando, a su interior, en el reclamo activo de democracia.

Ya no hay remedios violentos que puedan impedirlo de "cara al sol". La lección griega de Syriza, y de la Turquía de Erdogan, potencial socio en la UE, están incorporadas a la memoria política de la Cataluña en cólera.

Entonces, entre lunes y martes, sabremos qué piensa el 57 por ciento restante, de los catalanes que se abstuvieron de concurrir a las urnas. Este domingo se anuncia con bombo y platillos una contra marcha en Cataluña, con el protagonismo de las "mayorías silenciosas" que se dejará contar en público.

La semana entrante los independientistas comunicarán al mundo, lo que pasó con la marcha y la prohibición de sesionar el parlamento el próximo lunes, cuando el legislativo catalán sesione, entonces, el martes.

Si tal situación de declara la independencia se produce, Europa habrá cambiado su rumbo de un modo inusitado Un curso constituyente imprevisto, contra toda talanquera jurídica, recordando, en parte, a Schmitt, el ultraconservador que sostuvo en el siglo XX, que soberano es quien decide la excepción.

Todo lo anterior, a riesgo de que en los siguientes meses se produzca una reacción en cadena, que replique esta explosión molecular contra los poderes instituidos. Entonces los subalternos, la multitud ciudadana movilizada, dejará de serlo. Vivirá la dramática fiesta de la autonomía.
LA SAGA DE MARCELO TORRES Y LA JUSTICIA COLOMBIANA
UN LARGO ADIÓS A LAS ARMAS (PARTE II)

MIGUEL ANGEL HERRERA ZGAIB

La onda de la lucha armada decaía en el campo, así como su apoyo clandestino que había empezado por el cerco, el asedio cotidiano a la rebeldía abierta en las ciudades. Convocantes habían sido universitarios e intelectuales, antes de que apareciera el capellán de la Universidad Nacional, Camilo Torres Restrepo, como sacerdote, sociólogo y líder carismático.


Interpelando a pobres y abstencionistas, se hizo leyenda, al intentar impulsar una política diferente, corriendo abiertamente todos los riesgos. Contrariando al Frente Nacional, con el Frente Unido como instrumento de masas. Acompañado en el intento por la flor y nata de la juventud colombiana.


Detrás estuvo el expediente de la Violencia documentado por el cura Guzmán, Fals y Umaña, contenido en un libro prohibido. Los intentos limitados de la acción comunal en Tunjuelito, de la que Camilo fue adalid, siendo decano en la ESAP. De cara a la promesa incumplida de la reforma agraria, que de palabra prometía su "primo" Lleras Restrepo, hasta autorizar la organización campesina que le dio existencia a la Asociación de Usuarios Campesinos, y a los escándalos en la compra de tierrra y adjudicación de baldíos, que presidió el padre del actual alcalde de Bogotá.


En verdad, el bipartidismo dominante buscaba legitimarse, para ponerle una talanquera a la "perniciosa" influencia de la triunfante revolución cubana, y su heraldo de excepción, Ernesto Ché Guevara. Para recuperar a los subalternos emergentes, jóvenes, campesinos pobres y sin tierra, obreros y sectores medios, nacidos de la industrialización a la fuerza hecha durante la acumulación por desposesión, a sangre y fuego, de los de abajo.


Ahora, después del 19 de abril de 1970, empezó a gestarse otro tipo de lucha radical, paralela, y en contravía de la participación electoral, la guerrilla urbana, con diferentes manifestaciones espectaculares.


La más notable entre todas, pero no la única, fue el Movimiento 19 de abril, resultado de la confluencia de muchas disidencias de izquierda y populares de la etapa anterior. Hasta llegar a un momento culminante, con el llamado hecho por diversos frentes guerrilleros tradicionales, y las experiencias urbanas de nuevo tipo.


Todos acudieron a una gran concentración en Bogotá, en el Coliseo Cubierto, ahora en remodelación y rescate, en las inmediaciones del Estadio el Campín. Allí, hasta Gilberto Vieira se atrevió a hacer apología de la lucha armada.


El Moir, por el contrario, no transitó ese camino, y siguió haciendo laboriosamente, su política reformista. Varios regresaron de su descalce en barrios y provincias, a reforzar las tareas de prensa, propaganda, y organización obrera y barrial en las ciudades principales.


En estas consiguieron con grandes sacrificios algún arraigo, tanto político como cultural, en los campos del teatro, la literatura, la pintura y la música, así como en los saberes sociales, que hoy por hoy hacen parte de la nueva cultura nacional.


En todos estos esfuerzos estuvo presente Marcelo Torres, pero, paradójicamente, cuando él quiso culminar su carrera y graduarse como sociólogo, su alma mater se lo hizo imposible, hasta el día de hoy. La universidad tradicional, con excompañeros de aquellas lides de los años 70, le impidieron darle paso a la historia interrumpida de la nueva universidad y sus líderes.


A la muerte de Pacho Mosquera


Sobrevinieron las divisiones de la fuerza política dirigida por el camarada Pacho Mosquera, que hizo incursiones en la política legal, a partir de la segunda mitad del siglo XX, primero que todos otros parientes en la izquierda colombiana.


Después de la experiencia de disputa por la hegemonía cultural en la educación superior colombiana, cuyo hito doble fuera, el cogobierno fugaz y el programa mínimo de los estudiantes colombianos, dos que tres corrientes de universitarios, forjados en la Jupa, tomaron rumbos diferenciados.


Por una parte, los desprendidos de la experiencia de la universidad privada, con los Andes a la cabeza, tienen a Jorge Enrique Robledo como su mayor y más notable exponente. Es la expresión de la centro izquierda, con arraigo principal entre el campesinado medio y el empresariado cafetero diseminado por varios departamentos, el estudiantado universitario y de secundaria, con expresión en la OCE, y en las barriadas populares de algunas ciudades.


Marcelo, y la mayoría de los cuadros forjados en la experiencia de las luchas de la Nacho buscaron y lograron expresión en los sindicatos, y especialmente en el sector servicios, y parte del sindicalismo independiente, que sufrió a su manera, la poda del precario estado de bienestar, durante el dominio "neoliberal" de la apertura que empezó con Barco y continuó César Gaviria, y sus discípulos vergonzante.


Con esa inserción, Marcelo llegó a ser elegido senador, en suplencia de un candidato obrero, el compañero Santos de la USO. En el congreso hicieron agitación antiimperialista, y defensa abierta del derecho de los trabajadores. Hasta quemaron banderas, y fueron percibidos como políticos exóticos, bajo la aplastante égida neoliberal.


Vino la disputa por la marca Moir, y la tendencia marcelista quedó por fuera. El oficialismo, con Valencia, Robledo y otros, la mantuvieron. Pero, en disputa por el legado de Pacho Mosquera, por fuera, Marcelo Torres y los cuadros que lo acompañaron le dieron existencia al PT, con el que transitan hasta estos días.


En alianza, primero, con el progresismo de Gustavo Petro, obtuvieron representación en el Concejo de Bogotá, en cabeza de Yesid Triana, de limpia ejecutoria, sin dejarse contaminar de la tradicional corruptela. Y luego, siendo parte de la denominada Alianza Verde, Marcelo alcanzó el triunfo en la Alcaldía de Magangué, su tierra natal, empeñado en la lucha contra la corrupción, enquistada y manejada, por la Gata, la empresaria del chance que parasita gran parte de los departamentos del interior de la Costa.


Marcelo y su equipo hizo malabares para poderse sostener sin presupuesto durante más de un año de su alcaldía, porque la olla había sido raspada, y comprometida con las tristemente famosas "vigencias futuras," que son la comidilla de la politiquería tradicional, en todos los lugares, incluidas las grandes capitales.


La alcaldía de Marcelo Torres, mantenida con las uñas, a riesgo de su propia vida, teniendo a semejantes centinelas, trató de poner orden en esa ciudad, a orillas del Magdalena, con más de 200.000 almas, sumidas la gran mayoría en la miseria, y el abandono, por el clan de los López, y la matrona Enilse.


Esa alcaldía, al término de la gestión ejemplar de Marcelo, en la resistencia a todos los asedios, resultó en un dolor de cabeza continuado, para este sociólogo no graduado aún, por la resistencia de sus colegas en la Nacho.


Dos historias ante la debacle de la justicia nacional


Marcelo está rodeado de demandas y acusaciones de todo tipo,como las que se estilan en un país leguleyo, donde la justicia está corrompida desde los tiempos de la Gran Violencia. Esta vez, cuando asistía a una diligencia judicial fue apresado, con la amenaza de ser conducido a la mismísima cárcel de Magangué.


Hoy, sus copartidarios, los allegados de su familia, quienes lo han conocido en esta trayectoria política disidente, por más de 60 años, están a la espera, que la Fiscalía de la nación, le haga un pare a esta tragicomedia insultante e insoportable.


Que, por el contrario, el abogado Humberto Martínez. fije la mirada en los grandes desfalcos a la nación, y adelante causa y sanción contra los "cacaos", y en particular contra otro egresado de la Nacional y ese sí con título de ingeniero, dueño del holding del que hace parte Corficolombiana.


Porque no se dedicó a hacer la revolución democrática, como si lo hizo Marcelo, antes y después de los 70, con poco éxito pero con firme convicción, sino a negociar obras civiles, como contratista de éxito, hasta convertirse en gran banquero, y benefactor de la Nacional, cofinanciando el edificio inteligente, que también se inunda.


La otra Universidad Pública, por la que tantos han luchado, en su refundación, tiene que reclamar libertad y juicio justo para Marcelo Torres, sin ambages ni triquiñuelas, como para todos los presos políticos, incluidos los universitarios que son objeto de causas criminales, sin más dilaciones.


Es una manera de darle voz a la Otra Universidad, que exige democracia para disentir, desobedecer, cuestionar a los poderes instituidos, y darle voz y poder a los subalternos. Es la manera de refundar por segunda vez a la que primero se llamó Universidad Central, luego Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia, y hoy, Universidad Nacional a secas.


Es la institución que tiene que ser el heraldo de la Paz Democrática,la Universidad de Posguerra, con renovada pasión por la verdad situada, y sembrada en las casas, vidas y porvenir de los grupos y clases subalternas. Para honrar las mejores palabras del discurso de Rafael Correa, expresidente ecuatoriano.


Cuando nos habló del gobierno universitario democrático, financiación adecuada de la educación superior, acceso gratuito a los pregrados, con educación pública buena para todos los grupos y clases; creación de cinco grandes proyectos universitarios para responder a los desafíos del tiempo presente, y disputar la hegemonía cultural y económica del capitalismo global, con una propuesta posneoliberal, reformista que, por supuesto, también admite lecturas alternativas y críticas.


Ahora también, acusado por interpuesta persona, de haber sido presa de la corrupción, al finalizar su mandato, como otros mandatarios, protagonistas de la "década de oro" del progresismo en América del Sur. Un tiempo que empezó con el gobierno del Cdte Hugo Chávez Frías, quien luego de intentar una insurrección fallida aceptó las reglas del juego democrático hasta su muerte intempestiva.


Recordando las palabras de Correa, en presente, a la hablar de la Universidad Latinoamericana, debemos levantar la voz en defensa de la causa y la trayectoria de Marcelo Torres. Ofrecerle solidaridad combativa, y firmeza en los principios, y verdad en la causa que se le sigue. Porque no es un criminal, ni un delincuente en su trayectoria de más de 60 años.

Una reforma democrática a la justicia

Aunque ahora Marcelo aparezca señalado como presunto responsable en una contratación por $1.000 millones, para asistir a la infancia de 0 a 2 años, y tres cargos, como fruto amargo de su paso por la alcaldía en su tierra natal que sigue casi en las mismas, y en poder de los mismos. Luego del esfuerzo moralizador suyo y de la Alianza Verde, que ayer hizo oír su voz con la intervención de Claudia López, en cruce de fuegos con el fiscal de Cambio Radical, el inefable Humberto.


Está claro que la reforma a la justicia es urgente, y tiene que combatir la impunidad, que no puede reemplazarla ningún discurso vacío contra la anticorrupción. Tiene que empezar por el seguimiento de estas causas con el cuidado y la atención que merecen, en primer lugar con la veeduría efectiva y eficaz de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Colombia, de la cual, aún Marcelo Torres no ha podido ser un egresado.


Esperamos que salvado este escollo, probada su inocencia se gradúe. Para reconocer, lo que ha aportado en la construcción de la nueva universidad colombiana que reclama una verdadera democracia que exige una reforma intelectual y moral radical, que pare la vena rota de la impunidad. En cabeza de un frente común, contrario a cualquier guerra disfrazada de paz para los poderosos de la ciudad y el campo.



 Estas acciones tienen como protagonistas fundamentales a los grupos y clases subalternas que hasta hoy sufren explotación, opresión y subordinación, y quienes resisten por todos los medios a su alcance, con terca dignidad, desde la colonia hasta nuestros días.

VII SEMINARIO INTERNACIONAL ANTONIO GRAMSCI

DEMOCRACIA, GUERRA Y NUEVA REPÚBLICA, 1512-2012.

GRUPO DE INVESTIGACIÓN PRESIDENCIALISMO Y PARTICIPACIÓN.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

Carlos Bohrt; Sandro Mezzadra, Justo Soto, Francisco Hidalgo, Miguel Angel Herrera